Reef Check es un programa global desarrollado en la década de los 90 por el Dr. Gregor Hodgson como un protocolo de monitoreo para medir la salud de los arrecifes de coral, basado en la comunidad. La idea es usar este protocolo para encontrar soluciones prácticas a las amenazas y problemas identificados, asegurando así el uso sostenible de los recursos marinos, y la subsistencia de las comunidades localizadas en sus alrededores.

Como resultado de esta iniciativa, se han logrado determinar los principales problemas que afectan a los arrecifes mundialmente contaminación, sobrepesca y el desarrollo costero, así como comprobar que los seres humanos somos los principales responsables de estos problemas.

Leer Memoria de Reef Check, Los Primeros 5 Años

 
 

Con el tiempo, Reef Check se ha convertido en una organización internacional involucrada en temas ambientales marinos, con los siguientes objetivos:

• Educar al público sobre la crisis que afecta los arrecifes de coral;
• Crear una red global de voluntarios que supervisen regularmente e informen sobre la salud del arrecife;
• Investigar científicamente los procesos ecológicos de los arrecifes de coral;
• Facilitar la colaboración entre la academia, las ONG, el gobierno y el sector privado;
• Estimular la acción de la comunidad local para proteger los arrecifes en buen estado y rehabilitar arrecifes afectados negativamente en todo el mundo, utilizando soluciones ecológicamente sanas y económicamente viables.

Reef Check llega a la República Dominicana por dos iniciativas distintas. La primera ocurre en enero de 2004 cuando la embarcación Indies Trader, propiedad de la marca QuicksilverTM, llega a la costa norte del país en busca de las mejores olas para surfear y también para determinar la salud en que se encontraban nuestros arrecifes, ya que los mismos son muchas veces responsables de la formación de olas cercanas a la costa.

En esa ocasión se realiza el primer monitoreo de la salud arrecifal en la zona de Playa Grande. Los resultados documentaron científicamente lo que ya se sabía: que los arrecifes en el país mostraban indicios de sobrepesca y, por consiguiente, un desbalance en el equilibrio natural del ecosistema, lo cual provocaba otros efectos, tales como una baja cobertura coralina y alta presencia de algas.

En el 2004 también, se dan los primeros pasos para obtener la certificación Bandera Azul por parte de la Asociación de Hoteles Romana Bayahíbe.

Uno de los requisitos de Bandera Azul es la realización de monitoreos periódicos de la salud arrecifal utilizando el protocolo de Reef Check. Para esto, visita el país un instructor de Reef Check Internacional, quien provee el entrenamiento necesario a técnicos dominicanos para realizar el monitoreo Reef Check, entre los que se encontraba quien subscribe, cuando me desempeñaba como director de conservación del Acuario Nacional.

La implementación de estas iniciativas, llevan a Reef Check Internacional a desarrollar su primer proyecto local, RC Eco-Acción, el cual buscaba crear un programa educativo de varios niveles para ofrecerlo a diferentes grupos meta, aumentando así la conciencia y educación de usuarios di- rectos e indirectos de los recursos arrecifales.

Debido al buen manejo y éxito de RC Eco-Acción, se habla sobre la posibilidad de crear una organización sin fines de lucro lo- cal, que llevara a cabo de manera continua y a largo plazo, proyectos de conservación, educación y restauración de arrecifes de coral a nivel nacional. Y así nace Reef Check República Dominicana (RCRD) como entidad legal el día 28 de diciembre de 2005.

Rubén E. Torres Presidente